• Noticia destacada

ANPE Cantabria invita a la Consejera a visitar los centros educativos


19 Nov, 2020

clasemascarilla

Ante las sorprendentes declaraciones de la Consejera de Educación, negando la evidencia e invitando a las Organizaciones Sindicales a volver a los grupos de trabajo sobre las medidas de prevención de la covid-19, ANPE Cantabria invita a la Consejera de Educación a visitar los centros educativos, provista de un metro, para ver si así es capaz de darse cuenta de la realidad que se empeña en negar a diario.

También nos animamos a invitarla a:

  • Ponerse la misma mascarilla FFP2 (de las que dan a los docentes de infantil), más de seis horas seguidas al día, toda una semana… y que nos diga el viernes en que condiciones se encuentra dicha mascarilla.

  • Que visite cualquier aula, con 27 alumnos que no pueden guardar las distancias mínimas, y con concentraciones de CO2 de 1500 p.p.m., (lo que acredita una nefasta ventilación y posible concentración de virus).

  • Que haga alguna ruta de transporte en un autobús escolar; sin que los usuarios lleven mascarillas, sin que permanezcan en sus asientos,... sin control por parte de las empresas.

  • Que lleve en su trabajo, las mismas mascarillas que se nos entregan a los docentes.

  • Que aplique en las reuniones a las que asiste, las mismas medidas de seguridad que rigen en un aula.

Suponemos que la Consejera habrá hecho llegar la invitación para volver a los grupos de trabajo también al Comité de Directores que, al igual que las Organizaciones Sindicales, han abandonado los grupos de trabajo. Parece que según la Consejera, todo el mundo está equivocado menos ella.

Es absolutamente falso, como la Consejera indica, que la única incidencia que se ha puesto sobre la mesa es el escaso tiempo de que disponen los coordinadores COVID. O no se entera, o no quiere enterarse. Desde el primer momento se ha puesto de manifiesto que en muchos centros es imposible cumplir la distancia mínima de 1,5 metros, tema especialmente grave en los institutos de educación secundaria, y muchos directores y directoras han mostrado su preocupación por el tema de la ventilación a medida que se acerca el invierno. Además de estos temas generales, cada centro ha planteado sus propios problemas específicos, y lo cierto es que la Consejería solo ha dado soluciones claras y efectivas para menos de media docena de ellos.

Y sí, por supuesto, los coordinadores COVID están totalmente saturados, no solo por la cantidad de horas que tienen que invertir en gestionar las incidencias que se producen a diario, también porque tienen que dejar de cumplir con su principal labor, enseñar, y por tener que asumir funciones sanitarias para las que no están formados.

La propia Consejera ha reconocido, sin facilitar datos oficiales, que hay un 8% de aulas que tienen más de 20 alumnos, es decir, que no se cumple la distancia mínima de seguridad, pero no ha movido un solo dedo por solucionarlo. En lo que llevamos de curso, apenas dos meses, ya se han confinado 270 aulas en toda Cantabria, afectando aproximadamente a unos 5000 alumnos, que han sufrido cuarentenas. Si a ella le parece que esto no es un problema, no sabemos qué más decir. Todavía está por explicar cómo es posible que las autoridades sanitarias no permitan reuniones de más de 6 personas por motivos de seguridad, y sin embargo, se permita tener aulas con 25 o 30 alumnos sin tomar ninguna medida alternativa. A ver si se ponen de acuerdo las Consejerías de Educación y Sanidad, para explicar esta incongruencia absoluta.

ANPE Cantabria vuelve a exigir una vez más que se invierta en educación, en salud y en seguridad y se contraten a docentes para rebajar los ratios por a 15 alumnos por aula, tal y como han recomendado el Ministerio de Educación, las autoridades sanitarias… y el propio Presidente de Cantabria. Nadie puede entender que se limiten las reuniones a 6 personas, se cierren locales, se reduzcan aforos en todas las actividades socioeconómicas, se prohíba la movilidad entre municipios y comunidades autónomas, y sin embargo, las ratios de alumnos por aula se mantengan como si este fuera un curso normal.